lavar lechuga

A la hora de preparar nuestras ensaladas debemos asegurarnos de someter a estos vegetales a un proceso de limpieza y desinfección.

Para ello, primero eliminaremos en el chorro de agua corriente cualquier resto de tierra o suciedad visible, utilizando un cepillo suave si es necesario. En las hortalizas de mucha hoja, como la lechuga, servirá de ayuda eliminar las hojas superficiales. A continuación mantendremos unos segundos la hortaliza debajo del grifo hasta que nos aseguremos que no queda ningún resto visible de tierra o suciedad. Pero hasta aquí solo hemos limpiado, ahora hay que desinfectar ¿Cómo hacerlo?, mediante el baño de estos alimentos en agua potable a la cual hemos añadido un producto desinfectante apto para alimentos.

Existen en el mercado diversos productos diseñados para este fin, generalmente contienen compuestos clorados, como hipoclorito sódico, pues es sabido que la inmersión en agua con 200 partes por millón de cloro puede reducir la población bacteriana de 10 a 100 veces según la especie. Generalmente después de este baño deberemos enjuagar el alimento con agua limpia, para eliminar los restos de desinfectante.

Ahora si, estarás listo para disfrutar de tus hojas verdes y frescas de Corazones de Lechuga para preparar tus ensaladas favoritas.

Nutribits – Lo práctico entre la naturaleza y tu mesa